La niña

Salomé Soto Zubillaga

La niña del día confiscaba relatos en su día a día porque no sabía que más hacer. Ella se sentía enclaustrada en aquel extraño lugar, sin embargo, y por eso, acudía cada amanecer a visitar a su lindo pajarito.

No crean ustedes que era uno de esos pájaros coloridos que se encierran en una jaula elegante. No. Aquella ave misteriosa visitaba a aquella niña libremente, por el simple placer de cantar junto a ella. Cantaban retailas sonoras que daban los buenos días al pueblo y la llenaban de amor. Eso creía ella, que eso debía ser parecido a sentir amor, ya que no lo había encontrado en ninguna otra forma.

Algún día...estaba segura de que algún día descubriría lo que era y le presentaría a su amigo cantor y toda la oscuridad y soledad que sentía ahora se iría volando, se desvanecería tanto que ni lo recordaría. Era la niña más sola pero más inteligente del lugar.

Si te ha gustado, dale a "Me Gusta" y comenta. Gracias


56 vistas