Oportunidad

Rebeca Pérez

A sorbos tomaba el café de la mañana, mientras una música de fondo sonaba...el “Claire de lune” de Debussy, que unas cuerdas de violín delicadamente interpretaba. Miraba el mar a través de la ventana...ensimismada... un barco de vela en la lejanía navegaba. Se preguntaba por el rumbo de aquel solitario navío. ¿A dónde se dirigirá? tal vez también sea incierto para su timonel , el destino al que arribar, pero... ¿Y qué más da?. Días extraños para la humanidad… Un nuevo comenzar con la única certeza de que sus pasos eran ahora frágiles como el cristal. Pero la magia aparece siempre donde menos te la esperas encontrar... de nuevo una sonrisa comenzó a dibujarse en su cara. Pensaba en los abrazos que estaban por llegar y en los nuevos rumbos que tomar… Y así, desde un estado de ánimo sentimental, le puso nombre...si un hermoso nombre al velero…lo llamó ”Oportunidad”.



130 vistas